¡CON VOTO O SIN VOTO, MAS DINERO PARA LOS PARTIDOS!

 

Imagen tomada de Internet.

“Entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente hay una cierta complicidad vergonzosa.” Esta frase célebre que se le adjudica al poeta Víctor Hugo, invita a la reflexión política en estas próximas jornadas electorales que comienzan en unos días en nuestro país. Las elecciones del año 2018 según los expertos politólogos serán históricas por el tamaño de la misma, pues serán tres procesos federales y treinta locales; para la cual el Instituto Nacional Electoral (INE) ha solicitado un presupuesto del orden de los 25,045,000,000.00 (Veinticinco mil, cuarenta y cinco millones de pesos moneda nacional). De los cuales 18,256,000,000.00 son para el gasto operativo del propio Instituto Electoral, y 6,788,000.00 son para financiar a los partidos políticos. Estos poco más de veinticinco mil millones de pesos costara el artículo de lujo que pagamos todos los mexicanos, LA DEMOCRACIA.

La democracia se define como el sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir a través del sufragio universal, libre, igual, directo y secreto a sus gobernantes. Si bien es cierto la democracia tiene fines nobles para lograr la convivencia armónica de una sociedad, también lo es que en la realidad política de nuestro país, no se cubren las características de una verdadera democracia. La verdad es que la democracia mexicana se ha convertido en el mejor negocio que puede existir, donde no hay necesidad de invertir y producir nada, solo estirar la mano. Tan bueno es, que tras las cercanías de las contiendas electorales ya hay muchos interesados levantando la mano para ser elegidos como candidatos a los diferentes puestos políticos de elección popular. Y no es para menos al saber las cantidades estratosféricas que se les repartirá a los partidos políticos para que puedan participar en las elecciones, cualquiera que se sienta político tiene interés de tomar algo de tan jugoso botín.

Hagamos una reflexión contestando dos preguntas. Primera: Enumere los casos de corrupción de la clase política en los últimos años en todos los ámbitos a nivel nacional y contéstese, ¿Está usted satisfecho, con la calidad de políticos que han venido gobernando a nuestro país en los tres niveles de gobierno? Segunda: Piense en las necesidades que tenemos como nación, por ejemplo el hecho de que miles de niños y jóvenes en este ciclo escolar no tendrán la oportunidad de continuar con sus estudios por falta de escuelas y maestros; o la falta de medicinas en hospitales. ¿Cuántas necesidades se podrían solventar con esos más de veinticinco mil millones de pesos? No se trata de desacreditar el sistema político tan necesario en cualquier país para lograr una democracia, pero si a la clase política que ha olvidado los fines nobles de la política, los cuales son para servir a los ciudadanos, y no servirse de ellos, como se hace actualmente.

El primero de junio de este año, el joven diputado independiente del estado de Jalisco, Kumamoto, famoso por haber ganado una diputación independiente con una mínima cantidad de recursos económicos, demostrando así que la democracia no tiene porque ser tan cara; presento una iniciativa ante el congreso local del su estado, donde proponía una nueva manera de financiar a los partidos políticos, en razón a la cantidad de votos obtenidos en la última elección, propuesta que promovió a través de las redes sociales con el hashtag #SinVotoNoHayDinero misma que inmediatamente fue aplaudida por la sociedad jalisciense y nacional, pues están cansados del excesivo financiamiento que se le da a los partidos políticos, con dinero procedente de los recursos públicos, y los pésimos resultados que han estado entregando tanto por  los partidos políticos, como de los políticos que han venido gobernando en todos los niveles. Lejos de contribuir al crecimiento de México, lo han demeritado y debilitado con sus escándalos y administraciones fraudulentas, además de sus políticas fallidas, que han hecho que los ciudadanos se sientan defraudados y sin confianza para participar en las elecciones que están próximas a celebrarse en nuestro país.

Como era de esperarse, la maquinaria política se ha puesto en marcha para contrarrestar a la llamada “Ley Kumamoto”, que en sí son las modificaciones realizadas a la Constitución del Estado de Jalisco y que permiten la nueva forma de asignar recursos a los partidos políticos, no con base en el padrón electoral, sino por la cantidad de votos alcanzados. Es a través de una acción de inconstitucionalidad, como los partidos políticos han impugnado estas modificaciones, y en los próximos días se estará discutiendo en el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; será el Ministro Jorge Pardo Rebolledo quien propondrá a los demás ministros la inconstitucionalidad de dichas reformas en la Constitución Jalisciense. El argumento es que el Congreso Local no tiene la facultad de reformar aspectos electorales normados ya en el artículo 41 de la Constitución Federal y 51 de la Ley General de Partidos Políticos.

Varios actores políticos han expresado su opinión respecto a la próxima discusión que sostendrán los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, coincidiendo en que no será un debate jurídico sino político, porque de avalar estas reformas hechas en la Constitución Jalisciense los partidos políticos verán reducidas sus partidas presupuestaria para las próximas elecciones, además de aceptar que muchas personas dependen de estos financiamientos y la afectación económica seria severa.

Es probable que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación avalen la propuesta del Ministro Pardo Rebolledo y se declare la inconstitucionalidad de dichas reformas, y con esto los partidos políticos puedan seguir gastando recursos públicos, los impuestos de los ciudadanos en el intento de hacer política.

A México le urgen muchos políticos como el joven Diputado Kumamoto, que propongan soluciones que si bien pueden lastimar a unos cuantos, el beneficio es para la mayoría, esa es una de las características de una verdadera democracia; y no la pírrica democracia que tanto presume la clase política mexicana que se enriquece a costa del trabajo de los que si producen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s