¿ES TIEMPO DE OTRA REBELIÓN?

Imagen tomada de Internet.

¿Sabe usted que significa CALIFORNIA? Si no lo sabe ni se preocupe, al parecer hasta la fecha sigue siendo incierto el origen de la palabra “California”. La historia señala que cuando llego Hernán Cortés  y fundó Santa Cruz, lo que hoy es la ciudad de La Paz, capital del estado de Baja California Sur; los soldados españoles expresaron que la tierra era “caliente como un horno”  o “Calida Fornax” así llamada por los misioneros, derivándose por cuestiones de pronunciación de los soldados a California.

Sin embargo parece ser que se da más aceptación al hecho de que la palabra “California” proviene de la novela de Caballerías “Las Sergas de Esplendían” escrita en el año 1510 por Garci Rodríguez de Montalvo, en la cual California era una región de las Indias habitada por amazonas de abundante riqueza y cercana al paraíso terrenal. Características estas últimas que describen con precisión a nuestro estado, pues no se puede negar que tenemos un estado privilegiado con muchos recursos, riqueza y en definitiva es un paraíso terrenal. Sobre si era habitada por amazonas queda en el misticismo, sin embargo las mujeres de aquella época desarrollaron un papel muy importante en la historia de los “Californios”.

El pasado viernes 21 de julio fue presentado el libro titulado “La Rebelión de los Californios” ocurrida entre los años 1734 y 1737, el cual contiene una especie de relato histórico del Padre Jesuita Sigismundo Taraval, que como dice en sus escritos, escribió como fueron sucediendo las cosas, y como estas y el tiempo lo permitían, ofreciendo disculpas al que lo lea por el método y el estilo. Este excelente libro es una versión paleográfica, con introducción y notas del Maestro Eligio Moisés Coronado. Un libro que debería ser de lectura obligada para quienes nacieron en estas tierras, y los que decidieron establecerse aquí. Conocer la historia de los “Californios” es desenterrar toda una riqueza histórica que se debe compartir con las nuevas generaciones de sudcalifornianos, mostrarla con orgullo a los visitantes y poder reclamar el hecho histórico de que la verdadera “California” es Cabo San Lucas, y no la Alta California en tierra Estadounidense.

El padre Taraval relata en sus escritos los momentos históricos de la “Rebelión de los Californios”, de esos indios  pericúes que en ciertos momentos de la historia se habían comportado sumisamente, hasta que se cansaron de las imposiciones de los padres Jesuitas, se sublevaron dando muerte a dos Padres Jesuitas, al Padre Lorenzo Carranco, el 1ero. De octubre de 1734 en la misión de Santiago y al Padre  Nicolás Tamaral fundador de la misión de San José del Cabo, el 3 de octubre  del mismo año.

Para entender el porqué de la rebelión de los californios, se debe comprender como era su cultura antes de la llegada de los misioneros jesuitas y soldados españoles, conocer quienes era aquellos Californios, sus costumbres, su lenguaje, sus organización social. Los Californios habían soportado que los Jesuitas les cambiaran su nombre, que se les impusiera una religión, que los despojaran de sus tierras, que les impusieran un monarca extranjero, pero lo que no pudieron soportar es que se les despojara de sus mujeres. Los  pericúes practicaban la poligamia, las mujeres eran el soporte de la economía familiar, recolectaban frutas y semillas de monte para sus maridos, por lo que a mayor cantidad de mujeres que poseía un hombre, mayor provisto se encontraba.

Los Californios reconocían la inmortalidad del alma, creyendo que los buenos cuando morían, partían hacia el norte, donde la tierra era mejor con mayores riquezas; que los malos se iban hacia el sur, donde la tierra era infértil, lo anterior lo inferían en virtud de su creencia de que sus antepasados habían venido del norte. Eran sumamente supersticiosos llegando al grado de la ridiculez, algunas de sus supersticiones eran por ejemplo que no podían matar un león, pues temían que después de muerto regresara  a matar a su cazador; que cuando un cazador mataba un venado, no podía este comer de su carne porque jamás volvería  a matar venados; la superstición que mas cómica se antoja, era que la suegra no podía ver a los yernos, porque si lo hacían enfermarían de los ojos o quedarían ciegas; superstición que estoy seguro, más de uno en la actualidad desearía que persistiera.

Para los californios la época de pitahayas era época de carnaval, para ellos era la primera parte del año a la que llamaban “meyibo”, la abundancia de la fruta aumentaba su estimación pues les permitía salir un poco de su miseria, de ahí que se considere a la pitahaya además de un manjar, como un elemento de su identidad.

Otro dato curioso de los Californios es que sus matemáticas eran escasas y muy rudimentarias, pues en lo general solo podían contar hasta cinco. Los Cochimies contaban así: tejueg, uno; goguo, dos; kombio, tres; y magacubugua, cuatro. Para el contar cinco usaban la mano y decían naganna tejueg iñimmel, que significaba una mano entera.

Su manera de asearse cuando no les era posible alcanzar un arroyo o meterse al mar,  puede resultar un tanto extravagante hoy en día, pues utilizaban su orina antes de caer al suelo, misma que recogían con ambas manos para lavarse la cara o todo el cuerpo. El modo de orinar en gran parte de la California era en pie respecto de las mujeres, y el de los hombres sentados. Aunque usted No lo Crea.

Según el padre Taraval existían tres lenguas, la cochimí, la Pericú  y la de Loreto, de esta última salieron dos ramas, la guaycura y la uchiti. Debe advertirse que el dato exacto se desconoce, pues existen otros historiadores que dicen llegaron a existir hasta 6 lenguas en esta región.

De estos datos históricos que se narran algunos de ellos en el libro La Rebelión de los Californios del Jesuita Sigismundo Taraval, y otros del libro de Historia Natural y Crónica de la Antigua California de Miguel del Barco, se puede inferir que aun que existen registros históricos de los californios, poco se habla de ellos, que si bien es cierto, tal vez no fueron una cultura brillante, también lo es, que si tuvieron el valor de defender su individualidad, sus creencias y su territorio; características que hacen falta hoy en día en los californios actuales, para defender las riquezas de nuestra tierra que poco a poco unos cuantos nos arrebatan.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s