Los Incendios No Son Huérfanos

 

Más que un fenómeno físico químico, un incendio es un evento catastrófico que deja una afectación no solo económica y emocional, sino también legal. El incendio con su fuerza calorífica destruye todo tipo de combustible que se encuentra a su alcance, ocasionando múltiples Daños en las cosas y los bienes inmuebles. Cuando la propiedad privada se ve afectada inmediatamente se busca un responsable del incendio; que bien puede ser un pirómano o un descuido imputable al ocupante o dueño del bien inmueble afectado.

Es obvio que nadie quiere ser responsable de la ocurrencia de un incendio, pues sobre él, cae la responsabilidad de pagar los daños ocasionados por el fenómeno; y mucho menos cuando en el incendio se pierden vidas humanas.Pues resulta que los incendios no son huérfanos, y son los investigadores de incendios y la ley son quienes les ponen nombre y apellido a sus padres. Los primeros determinan el origen y la causa de los mismos, y ley precisa de quien es la responsabilidad.  Alguien tiene que ser responsable, y por lo tanto debe de responder por sus acciones u omisiones de deber de cuidado.

Cuando la propiedad es arrendada, el Código Civil para el Estado de Baja California Sur es muy claro al señalar en su artículo 2339 que el arrendatario es responsable del incendio, a no ser que provenga de caso fortuito, fuerza mayor o vicio de construcción. Es decir que el inquilino es responsable del incendio del inmueble que esta rentando, a menos que la causa del incendio sea culpa de algún problema de la construcción o el fuego se haya causado por ejemplo por un rayo.

El mismo Código señala que cuando son varios los arrendatarios y no se sabe donde comenzó el incendio, todos son responsables proporcionalmente a la renta que paguen, y si el arrendador ocupa parte del inmueble, también res­ponderá proporcionalmente a la renta que a esta parte fijen peritos.  Si se prueba que el incendio comenzó en la habitación de uno de los inquilinos, solamente éste será el responsable.

Ahora bien, en cuanto a la responsabilidad que tienen quienes arrendan un bien inmueble en caso de deterioro o destrucción por causa de incendio y la responsabilidad del propietario por los vicios ocultos que puedan generar un incendio queda claro que uno de los dos puede ser el responsable. No así, en el caso del incendio en un estacionamiento publico donde se queman decenas de vehículos y no se sabe quién es el responsable de reparar el daño causado, si los propietarios de los vehículos o el propietario del estacionamiento.

Los argumentos de ambas partes pueden ser validos, sin embargo dudo que alguno de ellos quiera ceder gustosamente a cargar con la responsabilidad de responder a los daños. Imagine usted estimado lector, si se descubre que el origen del incendio fue en uno de los vehículos que se encontraban estacionados en el lugar del incendio, obviamente que dicho propietario pudiera ser señalado como responsable de pagar los daños ocasionados a todos los demás propietarios de los vehículos e inclusive los daños ocasionados por al mismo estacionamiento.

Caso contrario si se descubre que el incendio ocurrió como consecuencia de un descuido del propietario del estacionamiento, al omitir cumplir con la normatividad en prevención contra incendios o  por causa de una falla al interior de sus instalaciones. ¿Sería el propietario del lugar el responsable de pagar los daños a todos los propietarios de los vehículos afectados?

Una defensa legal o argucia legaloide, pudiera versar en que en el boleto dice que la empresa no se hace responsable en caso de incendio, valida hasta cierto punto, puesto que al estacionar un vehículo en un estacionamiento publico que cobra por la prestación de ese servicio, se está ejecutando un contrato que puede ser considerado como contrato de depósito regulado por el Código Civil de nuestro Estado. Es más pudiera también considerarse como un contrato de adhesión, los cuales son regulados por la Procuraduría Federal del Consumidor, instancia federal que protege los intereses de los consumidores ante los abusos de las empresas.

Un contrato de adhesión dice la ley federal de protección al consumidor es el documento elaborado unilateralmente por el proveedor, para establecer en formatos uniformes los términos y condiciones aplicables a la adquisición de un producto o la prestación de un servicio, aun cuando dicho documento no contenga todas las cláusulas ordinarias de un contrato. Todo contrato de adhesión celebrado en territorio nacional, para su validez, deberá estar escrito en idioma español y sus caracteres tendrán que ser legibles a simple vista y en un tamaño y tipo de letra uniforme. Además, no podrá implicar prestaciones desproporcionadas a cargo de los consumidores, obligaciones inequitativas o abusivas, o cualquier otra cláusula o texto que viole las disposiciones de esta ley.

También señala que no serán validas las clausulas y se tendrán por no puestas, aquellas que permitan al proveedor modificar unilateralmente el contenido del contrato, o sustraerse unilateralmente de sus obligaciones, o liberen al proveedor de su responsabilidad civil, excepto cuando el consumidor incumpla el contrato.

Los municipios de Baja California Sur han crecido y seguirán creciendo a una velocidad mayor a la proyectada, principalmente el Municipio de Los Cabos, el cual empieza a sufrir las problemáticas comunes de las grandes ciudades, tal vez sea hora de pensar en diseñar legislaciones que vayan de la mano con el desarrollo  de los municipios, pues problemáticas de este tipo seguirán desarrollándose. Tomemos el ejemplo de la Ciudad de México donde se tienen regulados los estacionamientos públicos y privados, a través de la Ley Para El Funcionamiento de Establecimientos Mercantiles, donde obligan a los propietarios de los estacionamientos entre otras cosas, a contar con un seguro de responsabilidad civil para responder a los daños que se pudieran ocasionar a los vehículos que les son confiados para su guarda.   

¿Quién será responsable de pagar los daños del incendio? Eso seguramente lo resolverá la autoridad competente, pero por lo pronto no queda duda de que Los Incendios No Son Huérfanos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s