CON LA CARCEL NO SE EDUCA

Recientemente la Cámara de Diputados aprobó una reforma de los artículos 171 y 172 del Código Penal Federal, los cuales incluyen penas de prisión hasta de tres años, multa económica y la suspensión o perdida del derecho a tener una licencia de conducir, a quien en estado de ebriedad o bajo el influjo de las drogas, cometa alguna infracción a los reglamentos de transito y circulación al manejar vehículos de motor. Lo que llama la atención es que también contempla una sanción de uno a tres años de prisión a quien cometa delitos de daños u homicidio culposo conduciendo vehículos y utilizando algún tipo de radio comunicación al mismo tiempo, salvo se emplee con tecnología de manos libres. Dicha reforma fue avalada en lo general por 313 votos a favor, 46 en contra y 33 abstenciones, misma que ahora se encuentra en la cancha del Senado para las observaciones constitucionales.

Esta iniciativa de reforma es un intento de los legisladores federales para bajar el número de accidentes de tránsito que se ocasionan diariamente en nuestro país por la conducción de vehículos y el uso de los aparatos de telefonía celular u otros dispositivos electrónicos. Accidentes que ya repuntan en las estadísticas nacionales como causa principal de la ocurrencia de accidentes de tránsito, desplazando a la sustancia que por muchos años fue el causante de los accidentes, el alcohol. Las estadísticas tanto nacionales como internacionales, son la advertencia de que se enfrenta a una problemática social que ya es considerada como un problema de salud y de seguridad pública.

La cantidad de vidas, personas lesionadas, personas que quedan con una discapacidad, las afectaciones económicas y jurídicas, son un alto costo que paga la sociedad, cuando el 90% de los accidentes de tránsito ocasionados por conducir alcoholizado o utilizar el teléfono celular se pueden prevenir. Hay que destacar varios puntos importantes que sirvieron de antecedentes para la redacción de esta reforma penal.

 

  1. Los accidentes viales representan la primera causa de muerte entre niños y jóvenes de 5 a 29 años, y la segunda causa de discapacidad permanente.
  2. Es la primera causa de orfandad en nuestro país.
  3. Cada año mueren más de 24 mil personas por accidentes de tránsito.
  4. Hablar por teléfono celular, “textear”, o revisar las redes sociales, desplazo la ingesta de alcohol como la primera causa de accidentes de tránsito.
  5. Utilizar el teléfono celular para hablar mientras se conduce aumenta 4 veces el riesgo de provocar un accidente de tránsito.
  6. Utilizar el teléfono celular para enviar mensajes de texto aumenta 23 veces el riego de sufrir un accidente de tránsito.
  7. A nivel internacional mueren 1.5 millones de personas en accidentes de tránsito y 50 millones de personas sufren lesiones de por vida.

Queda demostrado que utilizar el teléfono celular mientras se conduce, ya sea para hablar o para escribir mensajes, ha ocasionado y seguirá ocasionando que miles de personas pierdan la vida o queden lesionadas gravemente. Por ende deben buscarse los mecanismos necesarios para inhibir este comportamiento de la sociedad que se ha generalizado durante los últimos años, como consecuencia del desarrollo de las tecnologías de la comunicación. Así pues la redacción de los artículos que se proponen reformar quedo como sigue:

Artículo 171.- Se impondrán prisión hasta por tres años, hasta treinta días de multa y suspensión o pérdida del derecho a usar la licencia de manejador, al que en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas enervantes cometa alguna infracción a los reglamentos de tránsito y circulación al manejar vehículos de motor, independientemente de la sanción que le corresponda si causa daño a las personas o las cosas.

Artículo 172.- Cuando se cause algún daño por medio de cualquier vehículo, motor o maquinaria, además de aplicar las sanciones por el delito que resulte, se inhabilitará al conductor para manejar aquellos aparatos, por un tiempo que no podrá ser menor de un mes ni exceder un año. En caso de reincidencia, la inhabilitación será definitiva. A quien cometa el delito a que se refiere el párrafo anterior, mientras utiliza algún equipo de radio comunicación, salvo que se emplee con tecnología de manos libres, se le impondrá, además de la sanción correspondiente al delito cometido, una sanción de uno a tres años de prisión.

Si bien es cierto que esta reforma a los artículos 171 y 172 llevan el buen espíritu del legislador de inhibir el comportamiento de la sociedad de utilizar los teléfonos celulares mientras conducen los vehículos de motor para evitar accidentes, también lo es que dicha reforma solo quedara como buena intención, pues en el caso del artículo 171 no existe mayor problema para comprobar que el conductor que ocasiona un accidente de tránsito por conducir un vehículo en estado etílico o bajo el influjo de una droga, se le podrá comprobar con un examen de alcoholimetría o un examen de orina; pero, ¿cómo comprobaran que el conductor del vehículo que ocasiono el accidente de tránsito venía hablando o texteando por teléfono celular? ¿Inventaran un examen de “celularmetria”? Porque el simple hecho de poseer un teléfono celular dentro del vehículo, no puede presumirse su uso tras la ocurrencia de un accidente vial. Por esta razón considero que es solo una buena intención y un buen intento de persuadir, sino que espantar a los ciudadanos como quien dice “con el petate del muerto” Por otro lado resulta contradictoria esta reforma a los artículos mencionados, en virtud de que en el ya no tan nuevo sistema de justicia penal, la prisión es la última opción.

Mas que amenazar a la sociedad con la cárcel y penalizar el uso del teléfono celular a nivel federal, debería primer lanzarse campañas de concientización sobre el uso correcto del teléfono celular y los otros aparatos de comunicación mientras se conduce, y luego elevar el costo de las multas en el reglamento de tránsito, de la mano de una eficaz vigilancia y aplicación estricta del reglamento de tránsito. La realidad es que al ciudadano NO se le educa con la cárcel, si no cuando se le pega en el bolsillo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s