LLAMADAS QUE MATAN

La sangre escurría por su cara y brazos como si fuera un rió que desemboca lentamente hasta alcanzar el piso del auto, por la posición del cuerpo y de acuerdo a la experiencia que se acumula con los años de tantos accidentes que se atienden, el ocupante presentaba aparentemente fractura del rostro, deformación que le fue causada por el terrible impacto de su cara contra el volante a mas de 120 kilómetros por hora. Ese impacto que sufrió el cuerpo del conductor, equivale a una caída de un edificio de 25 pisos, lo que hace suponer que el golpe tan brutal corto de tajo la vida de aquel hombre.

El auto quedo completamente destrozado, cada centímetro del mismo absorbió la energía cinética acumulada por la alta velocidad con la cual se desplazaba el vehículo. Brazos y piernas estaban fuera de la posición normal, una fractura expuesta en el brazo izquierdo y el crujir de la caja torácica daban cuenta del doble impacto sufrido por la repentina desaceleración del auto contra tremendo monten de acero colocado en el andén de la carretera. No había nada que hacer por aquel hombre, ya no había signos vitales, era más que obvio que la vida se le había escapado de una manera poco deseada.

Entre fierros retorcidos y pedazos de grueso plástico del vehículo, uno de los bomberos hacia espacio con sus quijadas de la vida, para liberar el maltrecho cuerpo del infortunado. Su mano derecha empuñaba con solidez algo metálico que se ocultaba con la sangre escurrida y ya cuajada, era un teléfono celular. Al parecer el conductor del vehículo accidentado venía hablando por teléfono mientras conducía, hipótesis que momentos después fue corroborada por un familiar que llego a la trágica escena, entre sollozos comento “pero si hace unos momentos estábamos hablando por teléfono, ¿Cómo pudo pasarle esto?”

Es muy lamentable que diariamente se estén perdiendo vidas por el uso inadecuado de los aparatos de telefonía celular, ya no se puede concebir ver a un ciudadano sin que tenga en todo momento un teléfono celular en la mano. Cuando apenas aparecían los teléfonos celulares, quienes podían adquirir uno de estos aparatos de comunicación, consideraban que caminar e ir hablando por teléfono celular les daba clase social, les hacía parecer personas muy ocupadas y de mucho éxito. Misma sensación causaba el hecho de manejar el vehículo e ir hablando por celular, por extraño que parezca aun hoy en día con mas avances tecnológicos se sigue pensando de esa manera, el celular da estatus social, tan es así que tan pronto anuncian el nuevo modelo de alguna de las marcas lideres en telefonía celular, se hacen grandes filas para adquirirlo.

Nunca se piensa que ese hábito de caminar y hablar por teléfono al mismo tiempo a costado la vida a muchas personas al ser atropelladas, que decir de los múltiples accidentes que se causan como consecuencia de conducir e ir hablando por teléfono celular. Cuando se conduce y se atiende una llamada telefónica, se pierde la visión periférica, es decir por concentrar la atención en lo que dice el interlocutor, la visión de los usuarios de los teléfonos celulares se concentra en un solo punto central, y muchas veces ese punto es interior. Esto quiere decir que se conduce con la visión que tiene una persona que esta alcoholizada, lo que no le permite reaccionar de forma inmediata, causando severos accidentes de tráfico, que van desde choques por alcance, impactos laterales al pasarse una luz roja o una señal de alto, hasta salidas del camino y volcaduras.

En fechas más recientes la nueva tendencia del uso de los teléfonos celulares, ha elevado el riesgo de sufrir un accidente mientras se conduce un auto, pues ahora “la moda” es ir leyendo y contestando mensajes de texto a través de las redes sociales como “Whatsapp” “FaceBooK” “Twitter” y otras más. Si contestar un llamada telefónica e ir conduciendo equivale a conducir con la visión de un conductor ebrio, leer las redes sociales y textear mientras se conduce, equivale a “manejar a ciegas”. Un conductor que conduce su vehículo a 100 kilómetros por hora, y quita su vista del camino por 5 segundos para mandar un mensaje de texto, habrá conducido el equivalente a un campo y medio de fut bol completamente a ciegas. Por lo que si hay vehículos que avanzan delante de su auto, y estos se frenan repentinamente, el conductor no tendrá tiempo para accionar el freno y terminara chocando al vehículo que bajo su velocidad o se detuvo. Cuando se quita la atención del camino para contestar el teléfono celular o simplemente observar la pantalla del mismo, hay un incremento de 400 por ciento de posibilidades de tener un accidente.

Según datos del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA) el 80 por ciento de los accidentes viales se generan por la mala conducción de los vehículos automotores, considerándolo un problema de seguridad pública a nivel nacional. Considerando que las principales causas de los accidentes de tránsito recaen en el exceso de velocidad, el consumo de alcohol, mismo que ya ha sido desplazado por el uso de los teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos que se operan mientras se conduce. La institución hace un alertamiento a la población sobre el aumento progresivo de los accidentes que se ocasionan por el uso de los teléfonos celulares.

Hace falta que las autoridades competentes generen políticas públicas para regular el uso del teléfono celular mientras se conduce, tomando el ejemplo de otros países donde las multas para castigar esta riesgosa practica suelen ser muy costosas e imponen la restricción de conducir autos por un tiempo determinado. Sin ir muy lejos, ya en la Ciudad de México se están aplicando multas severas a quienes conducen y hablan por teléfono o textean al mismo tiempo, las cuales pueden alcanzar hasta los 12,500 pesos.

Semana Santa ya inicio, y como destino turístico seremos visitados por miles de turistas nacionales que gustan de nuestras playas, seguramente aumentara el tráfico durante estos días santos, pero lejos de honrar la santidad que se festeja, el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y el uso del teléfono celular mancharan de rojo las páginas de los diarios. Cuídese, en esta Semana Santa el único que resucita es Jesús, usted NO.

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s