¡No Maten al Huevo!

Mientras terminan de leer esta columna…la mano izquierda de Hipócrates habrá arrancado la vida a quince seres indefensos, que no pidieron ser engendrados, que no pidieron venir a nuestro mundo. Bien dicen que “El hombre es el lobo  del hombre”

La respuesta a la controversial pregunta ¿Qué fue primero el huevo a la gallina? Aun no ha encontrado respuesta. Pero hoy tomare como premisa que el huevo fue primero. Y es que de alguna forma la vida comienza a través de un huevo.Todos conocemos y en alguna ocasión hemos tenido en la mano un huevo, ya sea de gallina, de paloma, de víbora, y puede que hasta de tortuga. Damos por hecho que potencialmente de estos huevos nacerán nuevos seres. Tan cierto es que por ejemplo, los huevos de tortuga marina sea cual sea su especie están protegidos por la ley penal, la cual señala una pena de prisión que va de 1 año hasta los 9 años, además de una severa multa económica a quien los ´posea, consuma o destruya. La razón es simple: Las tortugas marinas están en peligro de extinción, y al prohibir el consumo de huevos de tortugas se alberga la esperanza de una recuperación de las especies. El objetivo ambiental es muy bueno y se debe de aplaudir.De cierta manera el hombre también proviene de un huevo, no por ello somos una especie ovípara, sino mamífera. En el caso de la vida humana, todo comienza con la unión de un espermatozoide y un ovulo, los cuales desde el momento de su unión forman básicamente un huevo que se implantara en el útero. “Huevo” Palabra que utilizan la Organización Mundial de Salud, las doctrinas juristas, y los diccionarios médicos. Bajo este contexto la vida humana comienza en un huevo. El “huevo” humano también está protegido por la ley penal, por los tratados de derechos humanos, los cuales dicen que desde el momento de la CONCEPCIÓN, entiéndase desde el momento de la unión del espermatozoide y el ovulo e implantación en el útero se inicia la vida de un nuevo ser humano; y que por el simple hecho de ser humano adquiere ya derechos humanos, siendo el principal “el derecho a la vida.”

Una vez que se inicia un embarazo este no se debería de interrumpir, porque se privaría de la vida a un ser indefenso, de hecho la ley penal en algunos Estados sanciona como un acto criminal el aborto. Situación que ha sido polémica durante los últimos años, pues debido a las diferentes posturas hay quienes están de acuerdo en que las mujeres aborten, pues defienden la libertad de disponer de sus cuerpos, las religiones y grupos sociales conservadores se oponen porque defienden el derecho divino de la vida. Polémica que seguramente no terminara pronto, pues es un tema escabroso en el que no se vislumbra un acuerdo mutuo.

Pero ¿quien escucha al inocente? Ese ser que no tiene voz, que no se puede defender, que ha sido condenado a muerte sin haber cometido ningún delito. Según cálculos de las autoridades sanitarias, en México se realizan mas de un millón de abortos al año. El 54% se realiza de forma clandestina, el 34% se hacen de manera legal y 12% son abortos espontáneos. Un dato preocupante es que estos abortos se están practicando en mujeres que tienen entre los 15 y 24 años en promedio.

La misma ley penal que protege al “huevo humano” también contradictoriamente establece el aborto legal en ciertas situaciones, bajo el argumento de que hasta la semana 20 de embarazo el feto es “Inviable” que no está desarrollado como humano y que no siente dolor. El Dr. Bernard Nathanson doctor que se distinguió por practicar cientos de abortos, ahora ex abortista, se le ocurrió grabar un sonograma (película de ultrasonido) durante un aborto por succión de una pequeña de DIEZ SEMANAS. (No 20 como dice la ley)

Relata el médico: “Podíamos verla en sus juegos moviéndose, volviéndose y chupándose el dedo pulgar, su pulso normal era de 120 pulsaciones por minuto. Cuando el primer instrumento toco la pared uterina, la niña se replegó inmediatamente y sus pulsaciones aumentaron considerablemente. El Cuerpo de la niña no había sido tocado por ningún instrumento, pero ya ella sabía que algo estaba intentando invadir su santuario.

Nosotros vimos con horror como, literalmente maltrataban y descuartizaban a este pequeño ser humano inocente. Primero la espina dorsal, luego la pierna pedazo a pedazo, mientras la niña tenía violentas convulsiones; vivió este trágico suceso tratando de esquivar el instrumento cortante. Con mis propios ojos vi echar la cabeza hacia atrás y abrir su boca en lo que el Dr. Nathanson llamo “un grito silencioso”. En una parte de la escena las pulsaciones alcanzaron las 200 por minuto, porque tenía miedo. Por último fuimos testigos de la macabra silueta de los fórceps que buscaba la cabeza para destrozarla y retirarla, ya que era muy grande para pasar por el tubo de succión. Este proceso homicida tomo 15 minutos. El abortista que había practicado el aborto, cuando vio la película se retiro de la clínica para no volver.

Si este método de aborto es cruel, el método de inyectar una potente solución salina en el liquido amniótico donde nada el bebe es de lo más cruel, pues este método hace sufrir al bebe al quemarlo por dentro y por fuera haciéndolo patear violentamente.

Como podemos ser tan incoherentes al protestar por el sufrimiento animal y quedarnos callados ante el grito silencioso de dolor de seres indefensos. Que contradictoria es la ley al proteger los huevos de tortuga para preservar la especie y tolerar el aborto del huevo humano por considerar que no viable antes de las 20 semanas.

¡Que sea la historia quien nos juzgue por salvar los huevos de tortuga y destruir la vida de inocentes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s