¡PORQUE SOY LA AUTORIDAD!

descarga (3)Don Antonio un ciudadano como usted o como yo, recientemente se encontraba haciendo unas modificaciones a su modesta casa, después de realizar los engorrosos trámites burocráticos ante las diversas oficinas de gobierno y tras caminar un viacrucis para obtener un raquítico crédito hipotecario, de esos que se anuncian con bombo y platillo para beneficiar a los trabajadores. Ya con los albañiles trabajando y con media barda de lo que sería una habitación extra para su familia, se presenta ante él un inspector federal de aspecto altanero con una tabla para portar papeles, pluma en mano y una credencial de identificación  plastificada ya sin color y carcomida por el sol, y con voz en tono autoritario le exige que en ese momento le muestre todos los permisos de construcción, los planos de la construcción, el alta de la obra ante el Seguro Social y el nombre del Sindicato al cual está afiliada la obra, y advierte que de no acatar sus instrucciones clausurara en el momento la obra.

Don Antonio ante tal advertencia y la molestia generada pregunta como cualquier otra persona lo haría el porqué de tal solicitud si solo era una habitación la que se construía, a lo que el inspector contesta levantando el volumen de su voz: ¡PORQUE SOY LA AUTORIDAD! Ante tal anuncio y temeroso de no poder continuar con la construcción de su nueva habitación, Don Antonio cede a las peticiones del inspector entregándole todo cuanto le pidió e inclusive una cantidad de dinero para  ya no molestarlo.

¿Por qué sucede este tipo de actuaciones de una supuesta autoridad? Porque es el resultado de la suma de dos ignorancias, sin que sea esto un comentario despectivo pues todos de alguna forma somos ignorantes de algo.

Por un lado el servidor público quien fue ciertamente nombrado como autoridad, ignora que esa autoridad que ejercerá tiene un límite en la materia, una competencia y una jurisdicción, dentro de las cuales habrá de ejercitar esos actos de autoridad, en estricto apego a la Constitución, leyes secundarias y sus propios reglamentos, respetando en todo momento los Derechos Humanos.

El ciudadano también ignora que son los ciudadanos los que depositan esa autoridad en las manos de los servidores públicos a través del voto en las elecciones, y que estos servidores protestan antes de tomar sus cargos públicos, cumplir y hacer cumplir La Constitución federal, sus constituciones locales, las leyes y reglamentos que emanen de las mismas.

Es necesario recordar que nuestra Constitución Federal en su artículo 1º. Señala que en los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

Y en el párrafo tercero es suficientemente claro al señalar que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

Nuestra Constitución y los tratados internacionales dan una amplia protección a los derechos humanos, y obliga a TODAS las autoridades a respetar y reparar las violaciones que se comentan por actos de las autoridades.

La misma Constitución en su artículo 16 en su primer párrafo, protege los derechos fundamentales del ciudadano y dice como se deben realizar los actos de autoridad: “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.”

En este artículo 16 Constitucional se señala que para que una autoridad le cause molestia en su persona, familia, papeles o posesiones debe:

1.- Que exista una orden de una autoridad competente, esta competencia viene señalada en la Constitución, leyes secundarias y reglamentos.

2.- Que funde, es decir que exprese los artículos de la Constitución, de la ley especial y reglamentos donde se exprese la competencia de la autoridad, y los supuestos jurídicos que se le están aplicando al ciudadano.

3.- Que motive, entendiéndose como la expresión detallada de las causas que dieron origen al acto de molestia de la autoridad.

4.- Que señale el tipo de procedimiento mediante el cual se está llevando a cabo el acto de molestia de la autoridad.

Si un acto de molestia de cualquier autoridad carece de los requisitos señalados anteriormente, se estará bajo el supuesto de violación a los derecho humanos, a la propia Constitución, a las leyes secundaria y reglamentos, naciendo el derecho de ejercitar contra los actos de autoridad ilegales los recursos contenidos en las leyes y reglamentos, y por supuesto la posibilidad de acudir al Juicio de Amparo.

Si bien es cierto las autoridades tienen cierto poder, también lo es que este poder está limitado por la Constitución, leyes y reglamentos, por lo tanto todo aquel acto de autoridad que se ejecute contra los ciudadanos fuera del marco establecido por las leyes, se estará en presencia de actos que además de ser ilegales, inconstitucionales, e inconvencionales, pueden dar origen a causas penales en contra del servidor público que los ejecute por abuso de autoridad.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s