PRIVAR DE LA LIBERTAD A UN ADICTO PARA SU REHABILITACIÓN FORZOSA, ES UN DELITO.

 

El artículo 16 de nuestra Constitución Federal señala que “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.”

Es decir solo una autoridad competente, respetando y siguiendo un procedimiento que se encuentra escrito en una ley o reglamento, y expresando las causas y los ordenamientos que le confieren ejecutar ese acto de molestia, puede afectar su libertad personal, su domicilio, papeles o posesiones. Si una autoridad ejecuta un acto de molestia sin observar lo que se señala en el artículo 16 de la Constitución estará cometiendo un acto de molestia fuera de la ley, inconstitucional y por lo tanto será violatorio de los derechos humanos.

Si existe esta restricción para la actuación de las autoridades, con más razón la hay para los ciudadanos civiles, pues lo que se busca en una sociedad democrática que vive bajo un estado de derecho es precisamente la convivencia pacífica de sus ciudadanos, bajo el respeto mutuo de todos sus derechos.

La libertad personal, es uno de los derechos que son protegidos por nuestra constitución y los tratados internacionales firmados por el estado mexicano, y ésta solo puede restringirse por la autoridad competente en situaciones señaladas por las leyes, respetando siempre el procedimiento establecido para ello,  buscando el estricto respeto a los derechos humanos.

Por lo tanto a nadie se le puede privar de su libertad sin ningún mandato de autoridad competente y mucho menos lo pueden hacer ciudadanos; a menos que se realice una detención por haber sorprendido a alguien cometiendo un delito. Pero el hecho de privar de la libertad a una persona que tiene problemas de adicción de drogas y alcohol, para recluirlo forzosamente en un centro de rehabilitación, es estar hablando de la comisión de un hecho que la ley señala como delito.

El Código Penal de nuestro Estado en el artículo 188 señala que a quien  prive de la libertad personal a otra persona, sin el propósito de obtener un lucro, causar un daño o perjuicio a alguien, se le impondrán de dos a cuatro años de prisión y con multa de cien a trescientos días. Además este delito se agrava cuando la privación de la libertad excede de 24 horas, cuando se haga uso de la violencia física o moral, cuando la persona es menor de 18 años o mayor de 70 años, o porque la victima este en situación de inferioridad física o no tenga capacidad para comprender el significado del hecho y cuando el acto de de privación sea ejecutado allanando el domicilio de la víctima o se realice en un  paraje solitario.

El delito no se deja de cometer por el simple  hecho de que alguno de los familiares de la persona con problemas de adicción firma una carta responsiva, pretendiendo liberar de responsabilidad a quienes tal vez sin saberlo comenten el delito del que se trata. Pues aun cuando se pueda tener esa relación de parentesco con la persona adicta, esto no es suficiente para que pueda disponer de la libertad de su persona o su reclusión forzosa a un centro de rehabilitación, ya que el hecho de tener un problema de adicción no despoja de manera automática de su derecho de decidir a ninguna persona. Por lo tanto debería ser un juez civil quien declarara que la persona adicta ya no tiene la capacidad de decidir por sí misma, y para llegar a esta conclusión se debió agotar todo un procedimiento ante el mismo juez, donde se exhibieron los dictámenes y pruebas pertinentes para demostrar tal incapacidad de la persona adicta, y por ende nombrarle un tutor que cuide sus derechos y decida por él.

Se entiende que el problema de las adicciones afecta a toda la sociedad de diversas formas, más a las familias que tienen algún miembro adicto, y que se deben establecer estrategias por el estado con la participación de las familias para combatir esta problemática social. Lo que no es comprensible es que buscando tal vez hacer un bien a la sociedad, se estén violando derechos humanos de las personas adictas de manera cos y cometiendo delitos sin que nadie lo note.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s